Si tienes un negocio y estas haciéndote esta pregunta, tienes ya medio camino andado. Eso es que tienes curiosidad. Tus amigos tienen Facebook, muchísimas empresas están en Facebook, tus familiares tienen Facebook, tus clientes tienen Facebook, tu entorno lo sepas o no, está en Facebook.

Este no es un artículo mas para convencerte de que estés en Facebook y que te crees un perfil de empresa en esta red social. Creo bajo mi humilde opinión, que mas bien podría ser todo lo contrario.

Veamos, en los últimos días todos y cada uno de nosotros hemos recibido por parte de los compis de Marc Zukenberg, el siguiente mensaje:

“A partir del 1 de enero de 2015, al utilizar nuestros servicios, estarás aceptando nuestras condiciones, nuestra política de datos y nuestra política sobre cookies actualizadas; también estarás mostrando tu acuerdo con que te mostremos anuncios mejorados basados en las aplicaciones y los sitios que utilices”

Fecha y hora del momento en que lo recibimos. Ellos, están avisando de algo que en realidad ya sabíamos. O deberíamos saber. Se trata de nuestra política de privacidad. Esa que “aceptamos” sí sí, si queremos entrar en su red. Democracia? No señores. Facebook es una empresa de financiación privada y como tal, ejerce sus bases y normas.

Es cierto que todos las aceptamos sin leerlas por lo extensas que son… pero cada vez mas, nos empezamos a preocupar por nuestra privacidad…

Personalmente no soy partidaria de muchas de las costumbres que se ha ido tomando en Facebook . No soy partidaria de subir fotos de mis hijos menores. No soy fan de esas orgullosas madres y padres que constantemente sobre-exponen a sus hijos a un mundo que les es totalmente desconocido y ajeno.
Me gusta esta web que aunque no sea del todo completa, si que puede espejar algunas dudas a los internautas.

Se llama Oficina de seguridad del internauta. Échale un vistazo si tienes hijos y si eres usuario de las redes sociales. Te va a gustar.

Investigando un poco, me he encontrado con varios artículos interesantes que dan bastante luz a todo esto de la protección al menor. Hago un copy-paste.  Son 9 normas:

  • o “En la foto no debe aparecer nunca ninguna pista sobre los lugares que frecuenta, como su escuela o un parque.
  • o Nunca fotografiarlos junto a tu coche, y mucho menos que salga la matrícula del vehículo.
  • o No añadas datos a la foto que puedan identificar al menor. Por ejemplo, no pongas su nombre o apellidos al nombre del archivo de la foto.
  • o Nunca, nunca, nunca publiques información sobre los horarios del niño y las actividades que realiza habitualmente.
  • o Cuando publiques una foto de niños no incluyas información que haga pensar que están solos. Prohibido decir “los echo mucho de menos cuando trabajo”
  • o No publicar fotos que incluyan uniformes del colegio o camisetas identificativas de sus equipos. Evita credenciales que permitan a un extraño localizarles.
  • o Si haces la foto con un móvil o tableta con GPS asegúrate de que la función de localización está desactivada o que esos datos se han borrado. Si lo está se podría rastrear dónde se hizo la foto y encontrar al niño.
  • o Comparte esta información con tus amigos y familiares y que entiendan la gravedad de publicar fotos de niños en internet. Pídeles que no publiquen fotos de tus hijos sin tu consentimiento.
  • o Recuerda que tras publicar una foto de tu hijo en Twitter o Facebook, incluso aunque la compartas sólo con tus amigos, debes dar por hecho que desde ese instante es completamente pública. Y hagas lo que hagas es posible que jamás seas capaz de eliminar esa foto de internet.

Y además de su propia seguridad, las fotos que publicamos son de menores, aún inconscientes del impacto que pueden tener en sus vidas. Imagina que cuando te haces adulto tienes toda tu vida fotografiada y publicada en internet sin que hayas podido tomar una decisión responsable y madura sobre si te parecía bien o no. ¿A que no te gustaría? Tú debes ser el responsable. No publiques fotos que te parecería mal que fueran públicas de ser tuyas.

En definitiva, toma las medidas necesarias para que todas las fotos sean 100% anónimas y no haya manera de rastrearlas, ni de identificar al menor. Piensa lo que una persona malvada (es triste pero las hay…) podría hacer si averigua el nombre de tu hijo, su colegio y cuáles son sus aficiones.

Un niño pequeño es fácilmente manipulable y con muy pocos datos se le puede engañar para que acompañe a un extraño”

foto-facebook

No podemos decir que no se esté advirtiendo todo. No podemos decir que no lo sabíamos. Se que las madres y padres orgullosos de lo guapos y preciosos que han salido sus hijos, posiblemente no entiendan estas normas, ya que se que muchos de ellos se pasan el día publicando sus fotos alimentando el egoboo. Recuerda que un menor no es sólo un bebé o un niño de 5 años. Un menor es también el niño de 15 años.

Protegerles no pasa por aislarles ante nuestro miedo a lo desconocido.

Para proteger a tus hijos en internet antes debes informarte tu y perder miedo a lo desconocido. Desde luego, lo que no conozcas no lo hagas y menos en las redes sociales.

Preocúpate por el mundo de internet porque no es el futuro… es el presente más crudo y mas desgarrador que hay. Posiblemente una de las cosas más maravillosas que existen en el mundo. Pero… debes aprender que este medio te lo puede dar todo y te lo puede quitar también. Infórmate de todo porque tus hijos menores son Nativos digitales y eso es algo con lo que a día de hoy se nace.